Debajo del puente hay un mundo de gente

Efectos del Huracán Matthew en el barrio de Gualey y Los Guandules, junto al Río Ozama en Santo Domingo, República Dominicana, 4 de octubre de 2016.

Fotos: ©Fran Afonso

 

Anuncios

Día Mundial del Hábitat

beatriz-baez-foto-fran-afonso-1Beatriz Báez, 51 años, junto a su nieta en su vivienda provisional en los Alcarrizos, Santo Domingo. ©Fran Afonso

“Después del ciclón David nos llevaron al Liceo Unión Panamericana y allí nos refugiamos. Luego nos trajeron aquí y nos entregaron estos barrancones por seis meses y ya mire la fecha por donde está, 37 años. Aquí yo tengo 13 nietos y llegué señorita acá, con amores… con amores y ya estoy acá volviéndome una viejita, ¡gracias a Dios que estamos vivos todavía!”

Lactancia materna

Lactancia Materna. Fran Afonso-1Comunidad de Mata Los Indios, Villa Mella. ©Fran Afonso


La lactancia materna, al igual que otros acontecimientos mundiales, también tiene su día. Pero, por la importancia que representa para el desarrollo emocional, alimenticio y físico en la madre y la cría, desde 1992 la Organización Mundial de la Salud decretó una semana completa para ella.

Es por eso que desde el 1 hasta el 7 de agosto la lactancia es la protagonista. Sin embargo, en Europa esta semana se celebra en octubre y no en agosto porque en el octavo mes del año es tradicionalmente vacacional y, tomando en cuenta un embarazo que inicie en enero, la semana 41 sería en octubre, por lo que adoptaron este mes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) la baja cantidad de recién nacidos alimentados con leche materna provoca más de un millón de muertes infantiles al año. De hecho, la OMS estima que si desde la primera hora de vida hasta los seis meses el bebé es amamantado solamente con leche materna, al año se podrían salvar alrededor de 220,000 vidas en el mundo.

La leche materna es la primera comida natural para los lactantes, que les aporta toda la energía y los nutrientes que necesita en sus primeros meses de vida. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida. A los seis meses deben introducirse alimentos sólidos, como purés de frutas y verduras, a modo de complemento de la lactancia materna durante dos años o más.

Un estudio publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) reveló que en República Dominicana la tasa de lactancia materna es solo de un 5%, una cifra muy baja en comparación a otros países de América Latina cuya tasa es de un 35% a un 60%. Además, República Dominicana tiene una de las tasas de mortalidad materna más altas de la región. Contradictoriamente, es uno de los países con más nivel de control prenatal. En el año 2014, las cifras eran de 106 muertes maternas por cada 100 mil nacidos vivos.

Hay mucho trabajo por hacer en este país caribeño.

Infancia desplazada

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-4Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-5Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-6Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-10Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-17Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-7Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-18Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-8Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-11Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau I, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-13Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau II, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-12Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau II, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso

Infancia desplazada. Foto Fran Afonso-1Campamento de personas desplazadas Parc Cadeau II, Anse-à-Pitres (Haití). ©Fran Afonso


Numerosos niños/as acompañados por sus padres y madres se encuentran en los cuatro campamentos inventariados en Anse-à-Pitres. La mayor parte nació en República Dominicana. Estas personas llegaron a Haití al finalizar , el pasado 17 de junio de 2015, el proceso de registro de inmigrantes en el marco de la implementación del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en Situación Irregular (PNRE), decretado por el gobierno dominicano a fines de 2013, según el mandato de la Sentencia 168-13. Se vieron forzadas a huir por temor a las autoridades y sus amenazas de deportación, así como de vecinos mal intencionados y de medios de comunicación que se mostraron muy hostiles.

A día de hoy, siguen viviendo en casuchas amontonadas bajo un sol de castigo, entre polvo y pocas oportunidades de ser y estar, invisibilizadas, desposeídas, empobrecidas.

El Brujo de Guaymate

Brujo en Guaymate 880pxEn las ceremonias de vudú, el culto es dirigido por los sacerdotes en rincones de sus casas donde se colocan altares con Santos Católicos. Templo ubicado en el barrio de Los Cocos de Guaymate, La Romana. ©Fran Afonso

Cuando la esclavitud vino a América procedente de África, los negros trajeron además de sus cuerpos, los elementos fundamentales de su cultura; sus cantos, su idioma, sus elementos musicales y sus dioses. Así es como llegó a América el Vudú. Este es un sistema mágico-religioso que persiste todavía en Haití, Republica Dominicana, Cuba y Brasil. La palabra vudú significa Dios o Espíritu. Los dioses del vudú son llamados Loases, Misterios o Metresas. Debido al sincretismo que relacionó al vudú con el catolicismo, el jefe de todos los espíritus es Dios o Jehová.

 

Apátridas en una isla

Catalina Parc Cadeau 1. Foto Fran Afonso-2Catalina, junto a su hija, en su vivienda autoconstruida con materiales reutilizados. Campamento de desplazados Parc Cadeau 1, Haití. 30 de octubre de 2015. ©Fran Afonso

Cuando en agosto de 2015 iniciaron las repatriaciones oficiales, miles de personas fueron expulsadas o se vieron obligadas a abandonar República Dominicana con destino a Haití. Entre estas personas, dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana con el derecho de permanecer en territorio dominicano.

Según el informe revisado y presentado en diciembre pasado por ACNUR, el número de apátridas en República Dominicana es de 133.770 personas, una cifra que solamente incluye a la primera generación de personas nacidas en República Dominicana de ascendencia haitiana.

Catalina, una joven de 19 años nacida en Pedernales, huyó atemorizada con su madre y su hija de diez meses y se instaló en el campamento de desplazados Parc Cadeau 1, en la localidad fronteriza de Ansé à Pitres, Haití.  Ella, de padre y madre de nacionalidad haitiana, nunca fue registrada tras nacer. La bebé de Catalina, al haber nacido en República Dominicana y de padre dominicano, tiene derecho a la nacionalidad dominicana. Pero en la práctica, la falta de documentación de Catalina impide que su bebé tenga el registro dominicano.

Personas como ellas, siguen estando desprotegidas por los Estados Dominicano y Haitiano, que no asumen su parte de responsabilidad en garantizar la protección y el respeto a los derechos fundamentales.

Los nadies…

No Vota. Foto Fran Afonso-1

Luis Emilio Santanis Yan, muestra su cédula de identidad en el Batey Ulloa, San Pedro de Macorís. Luis Emilio, dominicano de ascendencia haitiana, forma parte de la lista oficial de 55.000 personas de su misma condición, elaborada por la Junta Central Electoral que, con su política de desnacionalización, ha lesionado derechos civiles y políticos. San Pedro de Macorís, República Dominicana, 26 de marzo de 2016. ©Fran Afonso

“… los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,
rejodidos…”

Eduardo Galeano