Día de la Mujer Negra de América Latina y el Caribe

Afrodominicana. Fran Afonso-1Retrato de la actriz dominicana Karina Valdez Castillo. ©Fran Afonso


El 25 de julio de 1992, se realizó en República Dominicana el primer Encuentro de las Mujeres Negras de América Latina y el Caribe, en el que participaron cerca de 400 mujeres de diversos países latinoamericanos que se reunieron para analizar las secuelas del racismo y el sexismo en la región. Durante este evento se instituyó el Día de la Mujer Negra de América Latina y el Caribe como un marco internacional de lucha y resistencia.

La conmemoración internacional busca ampliar y fortalecer las organizaciones de mujeres negras, la construcción de estrategias para la inclusión, luchar contra el racismo, el sexismo, la discriminación, los prejuicios y otras desigualdades sociales y raciales.
Las mujeres negras sufren la triple discriminación originada por género, raza y pobreza; esta es una de las premisas que la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas y Caribeñas viene denunciando y luchando para hacer desaparecer la discriminación.
A pesar de los esfuerzos y la participación denodada de las mujeres afro en la 3º conferencia Mundial Contra el Racismo, en conferencias regionales, en los centenares de encuentros de intercambio con estados y con agencias de cooperación, aún permanece la situación de exclusión que las llevara a esta iniciativa en 1992 y la necesidad de luchar organizadamente y con una visión regional.

Orgullo

Orgullo-1Dos jóvenes participan en la Caravana del Orgullo GLBT Dominicano 2013. ©Fran Afonso


“Armados con la bandera del arco iris, símbolo de la diversidad humana, están revolucionando uno de los legados más siniestros del pasado. Los muros de la intolerancia están empezando a desmoronarse. Esta afirmación de la dignidad, que nos dignifica todo, nace del coraje de ser diferente.”

Eduardo Galeano

El Brujo de Guaymate

Brujo en Guaymate 880pxEn las ceremonias de vudú, el culto es dirigido por los sacerdotes en rincones de sus casas donde se colocan altares con Santos Católicos. Templo ubicado en el barrio de Los Cocos de Guaymate, La Romana. ©Fran Afonso

Cuando la esclavitud vino a América procedente de África, los negros trajeron además de sus cuerpos, los elementos fundamentales de su cultura; sus cantos, su idioma, sus elementos musicales y sus dioses. Así es como llegó a América el Vudú. Este es un sistema mágico-religioso que persiste todavía en Haití, Republica Dominicana, Cuba y Brasil. La palabra vudú significa Dios o Espíritu. Los dioses del vudú son llamados Loases, Misterios o Metresas. Debido al sincretismo que relacionó al vudú con el catolicismo, el jefe de todos los espíritus es Dios o Jehová.

 

Apátridas en una isla

Catalina Parc Cadeau 1. Foto Fran Afonso-2Catalina, junto a su hija, en su vivienda autoconstruida con materiales reutilizados. Campamento de desplazados Parc Cadeau 1, Haití. 30 de octubre de 2015. ©Fran Afonso

Cuando en agosto de 2015 iniciaron las repatriaciones oficiales, miles de personas fueron expulsadas o se vieron obligadas a abandonar República Dominicana con destino a Haití. Entre estas personas, dominicanos y dominicanas de ascendencia haitiana con el derecho de permanecer en territorio dominicano.

Según el informe revisado y presentado en diciembre pasado por ACNUR, el número de apátridas en República Dominicana es de 133.770 personas, una cifra que solamente incluye a la primera generación de personas nacidas en República Dominicana de ascendencia haitiana.

Catalina, una joven de 19 años nacida en Pedernales, huyó atemorizada con su madre y su hija de diez meses y se instaló en el campamento de desplazados Parc Cadeau 1, en la localidad fronteriza de Ansé à Pitres, Haití.  Ella, de padre y madre de nacionalidad haitiana, nunca fue registrada tras nacer. La bebé de Catalina, al haber nacido en República Dominicana y de padre dominicano, tiene derecho a la nacionalidad dominicana. Pero en la práctica, la falta de documentación de Catalina impide que su bebé tenga el registro dominicano.

Personas como ellas, siguen estando desprotegidas por los Estados Dominicano y Haitiano, que no asumen su parte de responsabilidad en garantizar la protección y el respeto a los derechos fundamentales.

Los nadies…

No Vota. Foto Fran Afonso-1

Luis Emilio Santanis Yan, muestra su cédula de identidad en el Batey Ulloa, San Pedro de Macorís. Luis Emilio, dominicano de ascendencia haitiana, forma parte de la lista oficial de 55.000 personas de su misma condición, elaborada por la Junta Central Electoral que, con su política de desnacionalización, ha lesionado derechos civiles y políticos. San Pedro de Macorís, República Dominicana, 26 de marzo de 2016. ©Fran Afonso

“… los hijos de nadie,
los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ninguneados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos,
rejodidos…”

Eduardo Galeano

Personas desplazadas: Anse à Pitres, Haití

En octubre de 2015 recibí el encargo de realizar un trabajo en los campamentos de desplazados de Anse à Pitres, en Haití, concretamente fui a Parc Cadeu I (600 personas desplazadas) . Hace dos días que regresé de la frontera junto al periodista cántabro, Diego Cobo. Esta vez, también documentamos la vida cotidiana en el campamento Parc Cadeau II (1000 personas desplazadas).

Estos campamentos se crearon por familias de origen haitiano tras finalizar el plazo de inscripción en el Plan Nacional de Regularización para Extranjeros en República Dominicana, el pasado 18 de junio de 2015. La mayoría de personas, nacidas o con muchos años residiendo en el país, que a penas guardan vínculos con su país de origen, se marcharon de República Dominicana al no poder regularizar su situación legal y otras huyeron tras sentirse amenazadas con las deportaciones y señaladas en conversaciones de barrio y en algunos medios de comunicación.  Muchas familias quedaron separadas a ambos lados de la frontera y la situación en los cinco campamentos de personas desplazadas es de una miseria absoluta.

Cada vez más invisibles, no valen nada para quienes gobiernan.

Acá les dejo una serie de fotos realizadas con mi celular el pasado 22 y 23 de marzo de 2016, en Parc Cadeau I y II.